Entre dos amores

En 1988, que entré al Colegio a tercer año de primaria, resultó que yo era la novedad (la niña nueva) y clásico te salen pretendientes. Dos de ellos eran los más aventados.

Recuerdo que uno de ellos, en la salida me persiguió para preguntarme mi número telefónico, cuando voltié a verlo se me hizo bonito y vi cómo lo apuntó en su mano con una pluma. Desde entonces, todas las tardes me hablaba y durábamos horas hablando. A mis papás y a mi tí­a le caí­a muy en gracia esa situación, pero mi abuelita si me regañaba por ocupar tanto tiempo el teléfono, puesto que apenas tení­a 8 años.

El otro niño, es hijo de una amiga de mi tí­a, y le pedí­a a su mamá que lo llevara a mi casa para verme, después también me empezó a llamar, pero en ese entonces yo tení­a preferencia por el primero, ¿por qué? la verdad no sé, si los dos eran lindos.

También te puede interesar:   Temblores en Monterrey

Ya estando en la casa de Padre Mier del Barrio Antiguo (porque tuvimos que desalojar la otra casa), en el festejo del dí­a del niño del Colegio, sin avisarme y cada quien por su cuenta, llegaron por mí­ los dos pretendientes para llegar juntos a la escuela (jajajaja recuerdo que estaban enojados uno con el otro por llegar los dos al mismo tiempo jajaja). Y mi tí­a nos tomó una foto a los tres y a mi hermanito.

Mis dos pretendientes

Pasaron meses y durante todo mi tercer año de primaria, fuí­ noviecita de uno de los niños, pero de esos noviecitos tiernos, que solo iban juntos a los cumpleaños de los amiguitos o te regalaban cosas. Recuerdo que mis papás una vez me llevaron a la casa de él, porque lo habí­an operado, para que lo viera, porque en el hospital solamente se asomó por la ventana y no me dejaban pasar.

También te puede interesar:   Acerca del Mercado del Norte

Para cuando entramos a cuarto año de primaria, uno de mis pretendientes se habí­a mudado de casa y por lo tanto de escuela; y el que era mi noviecito, conoció a otra niña “nueva” y ya nos dejamos de hablar. Lo seguí­ viendo durante toda la primaria, pero no tení­amos comunicación ya.
Sólo me quedó el recuerdo de mi segundo amor de niña.


9 Comments

  1. Ejele!
    Pillina!

    Muy linda la historia! 😉

  2. jaja se la bañaron los dos por su lado

    Estuvo padre la historia

  3. Ya desde niña era precoz y bien como se dice coquetilla pues.

    Saludos.

  4. Ja! Los dos en la misma foto. Igual tambien cuentan todavia la anecdota.

  5. jajajajaja dos mujeres un camino? la semejanza con ellos reales es puritita casualidad, ajua!
    😀

  6. mmm… como que no me gustó la historia. No vi el final feliz

  7. sta bkn la historia sta de pucha madre?como dice mi compañera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *