El enfermo sexual

Cuando cursaba sexto semestre de mi carrera universitaria por el año de 1999, me estuve quedando en la casa de una tí­a, por razones de tiempo (entraba muy temprano a clases y salí­a muy tarde) y su casa estaba más cerca de la UNI que la mí­a.

Todas las mañanas, siempre pasaba por una cuadra que se encuentra entre el Teatro Nena Delgado y un restaurant que está enfrente (o sepa la bola que sea ahora) para tomar el Ruta 18 que me llevaba a la UNI.
Esa cuadra recuerdo que era muy callada (sobre todo porque pasaba a las 6:15 am por ahí­ jaja) y era algo oscura, sólo las luces mercuriales medio alumbraban mi camino.
Un dí­a, sentí­ que alguien vení­a corriendo hacia mí­ a mis espaldas y antes de voltear sentí­ una tremenda nalgada. Volteo y sólo veo la figura de un muchacho corriendo de regreso.
Lo ignoré y me dió risa porque pensé que era un wey que nunca jamás lo vuelves a ver.

Al dí­a siguiente, seguí­ con mi rutina de pasar por esa cuadra, y me encontraba muy campante caminando cuando de nuevo siento y veo la sombra (gracias a la luz mercurial) de que alguien a mis espaldas vení­a muy rápido hacia mí­. Igual me dió una nalgada y se fué corriendo. Ahora sí­ ya me enojó. Y ese mismo dí­a regresando de la UNI, llegué a la estación de policia que está en la Placita de la Col. Villa Florida que está atrás de la Prepa 15. Les platiqué mi caso y los siguientes dí­as me acompañaban en las mañanas. Pasó una semana y pensé que ya habí­a asustado al mono enfermo que me seguí­a, y como los policias no vieron nada raro, dejaron de acompañarme.

También te puede interesar:   Historia de la Calzada Madero, Monterrey

El dí­a que pasé sola, como tení­a miedo, me fui por la banqueta, ví­ a los lejos que en la acera de enfrente iba un muchacho de gorra roja con mochila y me sentí­ más tranquila porque no iba sola.
Ya casi al llegar a la esquina de la cuadra para llegar a la parada de la Ruta 18, como tení­a que cruzar la calle me fuí­ por el medio de la cuadra, en eso veo en el piso la sombra de alguien que vení­a corriendo hací­a mí­ por detrás, pero ahora sí­ voltié antes y para mi sorpresa ¡era el muchacho de la gorra roja! le grité: “¡Enfermo que te pasa!” y me tomó de los brazos y me empujó hacia atrás de un congelador (el clásico que tienen afuera de los depósitos). Como yo en un brazo traí­a mi bolsa y en el otro brazo mis libros, me defendí­ a puros codazos y patadas. Pero el enfermo era más alto y más fuerte que yo. Me intentaba besar y me hací­a tocamientos y yo gritaba, pero nadie me escuchaba. Empecé a llorar y le supliqué que me dejara ir y sólo recuerdo que me dijo: “Anda Vete”. (Como diciendo… ya me papié ya vete… naa). Por suerte, cuando corrí­ en eso llegaba el camión y me subí­… subí­ llorando. Me sentí­ horrible, es una impotencia y coraje a la vez que no puedo explicar exactamente.

También te puede interesar:   Mi historia en el Huracán Gilberto

Ese mismo dí­a saliendo de la escuela, fuí­ de nuevo con la policia a hacer mi denuncia y sólo dijeron que pondrí­an más atención en ese sector. Le platiqué a mi prima y desde entonces ella me llevó en auto a la parada del camión.

¡Qué susto llevé esa vez!

Candy Belen

Blogger de Monterrey, México. Soy blogger desde el 2004 por hobbie, esposa desde 2010 por decisión y madre desde 2013 por amor.

20 thoughts on “El enfermo sexual

  • March 27, 2007 at 1:40 pm
    Permalink

    Hola ¡¡
    Vaya historia que acabas de mostrarnos, uno como hombre se indigna de esos vatos que hostigan y abusan de las mujeres, gracias a Dios, nos lo puedes comentar, pero vaya grado de enfermedad y de inseguridad en ese sector. Que bien por tu prima que te protege y lástima por la autoridad que no puede con esos peladitos…. Cuidate

    Reply
  • March 27, 2007 at 2:32 pm
    Permalink

    La autoridad si puede simplemente no le interesa. Vivimos en el pais del valemadrismo total.

    Reply
  • March 27, 2007 at 3:28 pm
    Permalink

    🙁 amiga si eso me hubiera pasado a mi de vdd que nunca lo hubiera podido superar, pero NUNCA!!! … obviamente jamás lo publicarí­a , creo que ninguna mujer que haya sido molestada en su integridad podrí­a – por mas que quiziera – publicar este tipo de experiencias DENIGRANTES.

    de vdd espero que ésta no sea tu historia, que sea una historia inventada por alguien más, por que me darí­a mucha tristeza y pena que te haya pasado eso y que el tipo no tuviera un castigo ( minimo de manos de tu familia )

    la hermana de un amigo fue violada por un tipo que ella conocí­a y mi amigo (no quiero promover la violencia) le dio una tremenda paliza hasta dejarlo tirado en el piso e inconsciente …

    un saludo grande

    Reply
  • March 28, 2007 at 2:41 pm
    Permalink

    A caray…

    Que bueno que dice para en el remoto caso de verla, no llevarme mi gorra roja.

    Digo el trauma es el trauma.

    Saludos y cuí­dese, es necesario que aprenda el oriuken del Street Fighter.

    Reply
  • March 29, 2007 at 2:06 am
    Permalink

    ijole q gacho ya me imagino toda deseperada sin nada q hacer q bueno q ahora ya te lleva tu prima bueno bye saludos soy la novia de italo

    Reply
  • March 29, 2007 at 2:32 am
    Permalink

    pelas,

    historia que se repite y se repite y se repite

    Reply
  • March 29, 2007 at 2:41 pm
    Permalink

    ah que mal rollo!!! 🙁 pinche cuate!!!!
    chales yo conosco ese lado ahi estaba yo en la quince jajajaja si te sirve de consuelo los floridos le robaron la chamarra a los policias y los corretearon, tubieron que entrar a esconderse en la quince jajajaja
    es raro no, pork en general la colonia es muy tranqui… y pues que mal rollo por el cuate este, como que la sociedad anda muy enferma hoy dia.. y pues que pena neto que hay gente con tantos issues digo jjajaja no soy la normalidad con patas pero no afecto a otros, lo mas enfermo que hago es perseguir perros y ladrarles jajajajaja Saludos

    Reply
  • March 30, 2007 at 10:37 am
    Permalink

    Lamentablemente esto que nos cuentas, le pasa a la mayoria de las mujeres, a mi me indigna mucho saber que la mayoria de los hombres las valoran solo por su sexo,y pienso que esa idea en mentes insanas da lugar a todo tipo agresiones hacia las mujeres, creo que lo mejor que podemos hacer es educar a los nuestros,para que nuestro mundo sea cada vez mejor.

    slds

    Reply
  • April 3, 2007 at 6:20 am
    Permalink

    “impotencia” es la palabra que más he escuchado por el emume cuando una mujer explica una situación violenta con respecto a su sexualidad.
    Un abrazo y ánimo!

    Reply
  • April 4, 2007 at 4:02 am
    Permalink

    aaaah justo ayer me estaba contando una amiga de sus experiencias acechadoras, creo que todas tienen varias, por eso comprate el spray de pimienta

    Reply
  • April 6, 2007 at 6:24 pm
    Permalink

    Que mal pedengue, como dirí­a un amigo de monterrey

    Reply
  • April 9, 2007 at 1:58 am
    Permalink

    shales apoco no te gustaron las nalgadas arriba los dorados

    Reply
  • May 6, 2007 at 12:27 am
    Permalink

    Impactante esa historia, no puedo creer que exista gente asi sin respeto hacia los demas me da repugnancia y lo siento que fea sensacion

    Reply
  • July 1, 2007 at 12:08 pm
    Permalink

    Creo que una mujer nunca debe andar sola. Al menos le conviene ir con otra mujer. Lo mejor es que vaya acompañada de un caballero. Y Lo ideal es que camine en manada.

    Reply
  • July 22, 2007 at 11:46 pm
    Permalink

    …….CHICA REGIA………..
    TUS RECUERDOS DE 1999……..TIENEN AHORA EN 2007…..MUCHO QUE VER CON LA INSEGURIDAD EN QUE TE SENTISTE AGREDIDA AHI EN ESE SECTOR DE VILLA FLORIDA….LO MAS VALIOSO Y LO MAS IMPORTANTE ES QUE SIENTO QUE YA SUPERASTE ESA AGRESION Y SI VALORAS QUE TE SIRVIO PARA ENFRENTARTE A EL MIEDO Y LO DESCONOCIDO,AHORA YA NOS DEMOSTRASTE QUE ERES MUY VALIENTE ..
    Y QUE DIOS TE CUIDE SIEMPRE,CANDY.

    Reply
  • August 1, 2007 at 4:39 pm
    Permalink

    Lo que no te destruye te fortalece…Pero bueno da gracias a Dios que solo quedo en “tocamientos” digo de lo malo lo menos peor No? mas triste hubiera sido que hubiese consumado la agresión o te mate,Ahora si que hay cada pendejete que solo así­ logran acercarse a una Mujer Ni hablár el m undo está podrido…

    Reply
  • August 26, 2007 at 2:12 pm
    Permalink

    me da gusto que esa persona se haya dado cuenta que estaba llegando a otro extremo y que tu hayas superado esa experiencia

    Reply
  • September 5, 2007 at 9:05 pm
    Permalink

    Pues la verdad, yo de jovencito sí­ hací­a eso de tocarles las nalgas a las mujeres en la calle. Es que cuando era estudiante no tení­a dinero ni para una prostituta barata…

    Reply
  • September 16, 2008 at 10:17 pm
    Permalink

    no manches amiga si yo fuera tu carnal ,mataria a ese pinche pervertido asqueroso.bye cuuidate.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *