Mon. Jan 27th, 2020

Una mala y una buena

Llegué de mi trabajo a la casa y voy por mis llaves con la vecina porque su mamá me habí­a hecho el aseo. Me dá las llaves y me dice: “Te tengo una noticia buena y una mala”.
Chin… jaja como me da miedo cuando me dicen eso, lo primero que se me vino a la cabeza fué que la TV se quebró, rompió trastes, manchó mi sofá, encontró algun alien en mi casa… no se… muchas cosas pasaron por mi mente. Le pedí­ que me dijera la mala, total la buena casi siempre es derivada de la mala…
Luego me dice: “Es que mamá movió el sofá porque habia mucho polvo y la bicicleta que tení­as detrás del sofá se cayó y tiró la escultura y la pecera”.
¡¡¡¡Ahhhhhhhh!!!! mi pececitooo, ¡¡mi cositaaaaaa!! ¡¿¡¿¡¿que le pasooooo?!?!?!-pensé y lo exclamé hacia ella.
Y me dice: “La buena es que mamá lo agarró y lo puso en una vasija y sigue vivo.”
¡¡¡Uffff!!! que alivio- pensé.

Pues la escultura no me importó lo más mí­nimo, yo la compré y me costo 30 pesos (aprox. 3 dlls) en Cd. Benito Juárez (aka Villa Juárez) y pues la pecera…naaa…compro otra, es una pecera bola de vidrio.
Total que al momento de pagar le rebajé los daños causados y ya, sólo le dije a su mamá que tuviera más cuidado a la próxima.

Mi pececito tiene una rajada por el vidrio en la cabecita, pero inmediatamente le compre otra pecera y azul de metileno para curarlo.
Esta bien, me lo merezco, por no querer limpiar la casa yo. Bua!

También te puede interesar:   La jardinera y yo

Mi ex pecerita

Ésta era mi escultura con la pecera bola que tení­a en mi sala. Bueno, viéndolo por el lado amable, tengo chance de cambiar de modelo de escultura jeje

4 thoughts on “Una mala y una buena

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Temas