Cuando vives para contarlo…

… porque cuando no… pues no… jaja
El sábado volví­ a nacer… Iba de Cadereyta a Monterrey por Constitución, después de una curva todo mundo se habia detenido, así­ que bajé mi velocidad y me detuve con los demás autos, cuando veo por mi espejo retrovisor un trailer completamente blanco, haciendo pequeños zig-zag en mi mismo carril, tratándose de frenar para no estamparse contra mi pequeño auto. (¿Qué hace un trailer en Constitución?, deben irse por Morones Prieto, ¿no?)
Ni para donde salirme, tenia autos a los lados; además fué tan rápido y a la vez tan en cámara lenta que sólo me quedé congelada viendo el trailer venir hacia mí­ por el retrovisor.
Afortunadamente para mí­ y para todos los coches a mi alrededor, el trailer se alcanzó a frenar centí­metros antes de tocarme y no se salió de su carril.
Yo solo me quedé con la bocota abierta, los ojos pelones y asustada; supongo el chofer del trailer también porque se quedó detenido un minuto, dejando pasar autos tras de mí­ y luego siguió su marcha, pero con menos velocidad.
El conductor de un auto dorado que iba al lado mio por el carril izquierdo, hizo sonar el claxón para que volteara y luego me saludo haciendo caras de “¡Qué pedo nos sacó!” y felicitándome porque no me pasó nada, ya que yo hubiera sido la principal afectada, hubiera hecho garras mi auto, conmigo adentro. =(

Ese incidente me recordó otro muy semejante que tuve hace años, mi amigo Juan de Dios habí­a pasado por mi al trabajo, nos detuvimos por el tráfico y un trailer que venia a alta velocidad en el mismo carril de nosotros trataba de frenarse, solo que el trailer se apiadó del pequeño auto en el que vení­amos y en vez de estamparse contra nosotros, tomó la decisión de salirse del carril, hacia los de sentido contrario, estampándose con una barda y algunos carros, pero sin incidentes mayores más que materiales. Qué miedo… =(

También te puede interesar:   Se busca hogar para dos mascotitas

Candy Belen

Blogger de Monterrey, México. Soy blogger desde el 2004 por hobbie, esposa desde 2010 por decisión y madre desde 2013 por amor.

4 thoughts on “Cuando vives para contarlo…

  • December 22, 2008 at 7:10 pm
    Permalink

    pues, que no tocaa, pues! 😀 saludos! hay que sacar un cachito por ahi, no?

    Reply
  • December 23, 2008 at 10:28 am
    Permalink

    Nomanches!!! que susto me cae.
    Por suerte la contaste, esas gentes que manejan a altas velocidades, no solo los traileros sino los taxistas … y ni que decir de la cortesia al manejar de la gente aqui en Monterrey, de plano son unos brutos (solo algunos).

    Como dice Alex, de prefer comprate un cachito =D y un bolillo para el susto hehehehe =)

    Reply
  • December 25, 2008 at 7:43 pm
    Permalink

    Acuérdate que a los angelitos no les pasa nada.

    Me da risa que escribes que te quedaste con los ojos pelones… de seguro encandilastes a má de dos o tres personas. Con esos ojotes bonitos que tienes (como siempre con todo el respeto para tu marido) que más podrí­a ocurir.

    Reply
  • December 30, 2008 at 9:50 pm
    Permalink

    pues felicidades es como volver a nacer despues de tu experiencia, se la hubieras recordado al chofer

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *